Publicidad

Lina y Andrés dejaron sus trabajos de oficina para lanzarse a la aventura junto a La Jebi, su pequeña camioneta-casa rodante. Esta pareja de profesionales colombianos desde que empezó a viajar en aquellas vacaciones de 2009, incluyendo los 4 años que viajaron sin pausa desde que son blogueros, recorrió casi toda América Latina. ¿Es posible vivir viajando? ¿Será cierto eso que dicen que hay vida más allá de la oficina?  ¿Qué tan peligroso puede resultar recorrer tierras desconocidas? En un nuevo #LunesQueInspiran te compartimos la entrevista que le hicimos a los autores de Renunciamos y Viajamos.

Entrevista a los autores de Renunciamos y Viajamos

  • ¿Me podrían contar un poco de ustedes? ¿De dónde son? ¿A qué se dedicaban antes de viajar y cómo se conocieron?
Publicidad

De todas las cosas que hemos hecho juntos tal vez la más increíble sea haber andado por la vida, sin soltarnos de la mano, durante más de 17 años. Nos conocimos en el año 2000 en Palmira, Colombia, nuestra ciudad natal. Lina hacía parte de un grupo de Scouts local del que también participaba mi hermano. Ella tenía 15, aún estaba en el colegio; yo tenía 17.  Desde entonces hemos crecido juntos, desarrollado pasiones y gustos en común y luchado hombro a hombro para convertir nuestros sueños en realidades. Lina es profesional en Administración de Empresas especializada en gerencia de logística. Antes de renunciar a su empleo para dedicarse a viajar, trabajaba como jefe de logística de una de las plantas de lácteos más grandes de Colombia, tenía a su cargo a más de 60 personas, un salario privilegiado y un puesto importante dentro de su organización. Yo (Andrés) trabajaba como reportero de uno de los diarios más leídos del país y estaba instalado en la comodidad de lo que la sociedad llamaba un trabajo estable. Ambos somos fotógrafos profesionales, rockeros hasta la médula, vegetarianos y, como ya saben quienes nos conocen, cada vez más adictos a este vicio irremediable de vivir viajando.

  • ¿Cómo surgió la idea de dar la vuelta al mundo?

El primer viaje que hicimos fue en las vacaciones laborales del año 2009. Nos colgamos un par de mochilas y nos fuimos a recorrer los Andes desde Cali, Colombia, hasta Buenos Aires, Argentina. En este viaje nos pasó de todo: un accidente de tránsito en Perú, quedarnos sin plata y casi morir de frío en Bolivia. Pero nos dejamos amigos y nos trajimos experiencias inolvidables brindadas por completos desconocidos que nos tendieron la mano para hacernos sentir menos extraños. Luego decidimos regresarle a la vida lo buena que había sido con nosotros cada que alguien nos abría las puertas de su casa sin conocernos y empezamos a recibir viajeros en nuestra casa. Les brindábamos cama, comida, ducha, lavadora y por supuesto nuestra amistad. Estas personas nos contagiaron de su vitalidad y nos hicieron sentir que la vida que podríamos estar aprovechando al máximo en tantos rincones del mundo, la estábamos desperdiciando sentados frente a un escritorio. Entonces tomamos la decisión de irnos a viajar sin fecha de regreso. Pasamos las cartas de renuncia, compramos y acondicionamos La Jebi, creamos el blog y nos fuimos cargados de inexperiencia pero con la certeza de que muchas cosas interesantes nos estaban esperando en el camino.

Publicidad
Ya han pasado casi cuatro años, cientos de ciudades, pueblos, culturas, sabores, sonidos, idiomas, paisajes, amores, errores, felicidades y penas. Cuatro años y sentimos que recién estamos empezando
  • ¿Qué me pueden contar sobre La Jebi? ¿Cómo es viajar con ella? (Ventajas y desventajas?)

Viajar en La Jebi ha sido una experiencia maravillosa, debido a que mucha gente que sigue nuestras aventuras y consejos viajeros a través de la web se ha encargado de convertirla en la tercera integrante de esta aventura.

Tiene ventajas incalculables a la hora de hacer un tipo de viaje como el que nosotros hacemos: en ella siempre tenemos un lugar donde dormir y donde cocinar

Su interior nos permite cargar más cosas que una mochila  y somos cien por ciento autónomos con nuestros horarios. Podemos viajar con amigos que hagamos en el camino, siempre viajamos animados por dosis interminables de rock and roll y llegamos a lugares donde el transporte público no. La Jebi es una Renault Kangoo modelo 2007 que adquirió personalidad propia cuando se convirtió en una pequeña casa rodante llena de stickers con los logos de Renunciamos y Viajamos y de amigos que hacemos en el camino.

Y como es tan llamativa, la gente se queda viéndola en la calle y muchas veces esa curiosidad termina siendo el detonante de grandes amistades y experiencias de vida increíbles

Las desventajas son, en su mayoría, mecánicas. Aunque ya los kilómetros no han enseñado a detectar los síntomas cuando algo no anda bien, no tenemos ni media idea de mecánica. Hace poco nos quedamos varados cinco días en una montaña de la cordillera de los Andes en Colombia, y cuando es un daño grave el presupuesto del viaje se afecta mucho. Pero son cosas que se solucionan con paciencia. De todas formas, nadie dijo que iba a ser fácil.

  • ¿Cómo es viajar en pareja?
Viajar en pareja es una experiencia que ha llevado nuestra relación a un siguiente nivel. Y es que cuando tu mundo se reduce a la persona que viaja a tu lado, y cuando esa persona ha sacrificado su comodidad y su zona de confort para acompañarte a cumplir tu sueño nómada, no queda más que agradecerle a la vida por tanta generosidad

Publicidad

Hemos explorado los límites de nuestra tolerancia, hemos vivido experiencias de amor desbordado. Aprendimos sobre el perdón, el respeto, la colaboración y la importancia de actuar pensando en el beneficio mutuo. No es fácil compartir tu tiempo completo, 24 horas al día, 365 días al año con la misma persona. Por supuesto que hay momentos de tensión, peleas, desacuerdos; pero con amor y con la convicción de que el estilo de vida que elegimos va a hacer que aprovechemos al máximo la oportunidad que tenemos de estar vivos, siempre podremos dar un paso delante de los problemas y seguir disfrutando. Siempre juntos.

  • ¿Qué vamos a encontrar en su primer libro Renunciar y Viajar: “El trabajo donde brilla el sol”?

Este libro es la historia de una pareja de profesionales colombianos que un día decidió saltar del tren del sistema y dedicarse a vivir por fuera de la oficina. Un compendio de relatos y crónicas de viaje que llevará al lector a través de sus propios sueños, encarnados en este par de locos que fueron adoptados por una familia de campesinos en las montañas de Boyacá, que vivieron como reyes en Panamá, donde un millonario Holandés los acogió y los puso a vivir entre lujos, que construyeron casas en sectores marginales, atravesaron conduciendo los países más peligrosos del mundo, que vivieron en carne propia la crisis de los migrantes, que vieron a The Rolling Stones dos veces la misma semana… que atestiguaron que el mundo no es ese lugar tan terrorífico que aparece en las noticias. Que comprobaron que eso de viajar con pasaporte colombiano es cosa jodida y que tuvieron que levantarse luego de ver su sueño frustrado en una frontera infranqueable. Luego de leer sus 316 páginas, el lector sentirá una necesidad irrefrenable de ir tras sus propios anhelos, de emprender su propia aventura. Para las personas que leen esta entrevista y deseen adquirir nuestro libro lo pueden hacer aquí.

Publicidad
  • ¿Cuál es el gran objetivo del viaje?
Este viaje tiene como objetivo sacarle el máximo provecho a la experiencia de estar vivos. Pero también de explotar nuestra creatividad y nuestros talentos para poder vivir de nuestra pasión y poder inspirar a otros a que busquen su propio camino, sin importar el que sea

Con mucho esfuerzo renunciamos y viajamos se ha convertido en una marca reconocida por la calidad de su trabajo en el mundo de la comunicación y los viajes, y queremos seguirla fortaleciendo a medida que vayamos conociendo. Hemos hecho exposiciones fotográficas en varios países, publicamos un libro con recursos propios, hemos dado charlas en auditorios llenos, fuimos invitados especiales a ferias internacionales del libro y grandes marcas han confiado en nuestra capacidad de transmitir su mensaje a grandes públicos. Apuntamos a poder seguir haciéndolo y crecer cada vez más.

  • ¿Qué fue lo mejor que les pasó en el viaje? ¿Y lo peor?

Es muy difícil responder a esta pregunta con hechos concretos.

Pero podemos decir que definitivamente lo mejor de este estilo de vida son los amigos que quedan en el camino. Estas personas que aparecen como ángeles en el camino pero son tan humanas como para mostrarte en la cara que sus realidades se alejan bastante de los prejuicios que los medios de comunicación hayan inoculado en el imaginario colectivo sobre ellos o las sociedades en las que viven

Seres que pasan de ser absolutos desconocidos a fungir como familias que se quedaron en nuestros corazones para siempre y que siempre vamos a esperar el momento de volver a verlos. Lo malo es comprobar que los prejuicios pueden ser determinantes a la hora de juzgar mal a otro. Siendo colombianos hemos sido víctimas de tratos a toda luz injustos en algunas fronteras y eso nos ha puesto más de una vez a recalcular nuestro destino. Además es muy duro estar lejos cuando la vida de los tuyos sigue su curso, cuando algún familiar muere y no estamos para dar un abrazo de aliento, o cuando un nuevo integrante nace y lo conocemos cuando ya ha crecido. Es difícil despedirse tanto. Es difícil volver a ser un extraño cada vez que sale el sol.

  • ¿Cómo surgió el blog Renunciamos y Viajamos? ¿Qué los impulsó?

El blog surgió como una idea creativa que nos pudiera ayudar a vivir experiencias diferentes durante el viaje. Fue pensado como una especie de emprendimiento viajero que podría ser alimentado desde cualquier lugar del mundo con una conexión a internet y que en algún momento pudiera ser auto sostenible. Ser bloguero de viajes no es tan fácil como muchos tratan de venderlo. Hay que investigar, fotografiar, tomar notas, grabar videos, editar, corregir fotos, pasar horas frente al teclado escribiendo, compartir en redes sociales… pero gracias a este trabajo y a la calidad que hemos demostrado nos hemos ganado la confianza de empresas e instituciones que quieren llegar a la comunidad que hemos logrado convocar en torno a Renunciamos y Viajamos. Entonces nos han llevado a bucear, Ministerios de Turismo nos han invitado a sus parques nacionales, hemos vivido experiencias cinco estrellas en hoteles y resorts, y logramos que mucha gente esté pendiente de nuestras publicaciones. Al mismo tiempo hemos logrado hacer visibles problemáticas tenaces que se viven en lugares por lo que pasamos. Abordamos temáticas diferentes con una mirada curiosa pero con honestidad con nuestros lectores. A estas alturas de esta aventura sentimos que nos debemos a la gente que nos lee, se sirve de nuestros consejos viajeros y disfruta nuestras aventuras como si fueran propias.

Publicidad

En este post contamos la realidad detrás de un blog de viajes según nuestra experiencia.

  • ¿Cómo financian esta aventura?

Al principio iniciamos con ahorros que nos ayudaran a mitigar la inexperiencia de los primeros kilómetros, pero siempre decimos que el viaje inició cuando ese dinero se acabó. Porque nos obligó a demostrarnos a nosotros mismos de qué estábamos hechos y rebuscarnos en los caminos del mundo la forma de continuar en la ruta por un rato más. Como somos fotógrafos convertimos nuestras fotografías en postales y las vendimos en parques, playas, ciudades, pueblos, estaciones de gasolina… etc. Algunas veces hemos podido cobrar por los servicios que ofrecemos en el blog, hemos vendido camisetas y hamburguesas vegetarianas y ya estamos recibiendo pago por trabajos que tienen que ver con el mundo de los viajes. Ahora mismo estamos viviendo de la venta de nuestros libros, que por fortuna han tenido muy buena acogida.

  • ¿Qué aspectos de alguna sociedad en concreto les llamó especialmente la atención?

Dos sociedades que nos llamaron la atención con mucha fuerza fueron la cubana y la mexicana. Los cubanos son personas maravillosas, amables, alegras y muy conversadoras. Se acostumbraron a vivir detenidos en la evolución. El agua que los aísla y el bloqueo económico que los condena a vivir ahogados por las quejas y anhelando lo que otros tienen los ha hecho crecer como una sociedad solidaria que tiene le fuerza sobrenatural de ser felices en medio de las adversidades. Los mexicanos por su parte tienen una riqueza histórica impresionante que en muchos rincones del país ha sobrevivido al paso de los siglos. Los mexicanos son amables como ningún otro, cariñosos y educados. Eso hizo que nos enamoráramos de ese país.

  • ¿Qué es lo que más les gusta de esta forma de vida?
Vivir poseído por una sensación inagotable de libertad no tiene precio. Ser libre es el tesoro preciado en tiempos donde las mayores preocupaciones de la gente son tener y acumular
  • ¿Dónde están ahora y cuál es su próximo destino?

Ahora estamos festejando el día de las madres con nuestra familia. Por ahora, lo único que podemos adelantar es que en un par de semanas iniciaremos una nueva etapa de esta vuelta al mundo. Se vienen cosas muy grandes para Renunciamos y Viajamos.

Publicidad
  • ¿Cuál sería el consejo que darían a una persona que está indecisa en salir de viaje?
El mejor consejo que te pueden dar en un momento de indecisión es hacerse una autoevaluación y darle prioridad a perseguir tus sueños por encima del manual que la sociedad dicta para obtener un supuesto éxito. ¿Cuándo vamos a ser más jóvenes que hoy? ¿Cuándo vamos a tener más energía que hoy? ¿Y si la vida no nos alcanza para hacer lo que queremos? ¿No es mejor que la aprovechemos de una vez?

Lo más difícil siempre es tomar la decisión de salir, de dar ese primer paso. No hay reto que no se pueda lograr a fuerza de confianza en uno mismo, esfuerzo y entusiasmo.

Muchas gracias Lina y Andrés por la entrevista! ? Podés seguir sus viajes y consejos en su InstagramFacebook,  TwitterSi te gustó el post podés compartirlo con tus amigos! 

Otros viajeros inspiradores

Para leer otras entrevistas y relatos inspiradores te invito a leer los siguientes artículos:

COMPARTIR

Publicidad

¿Te gustó el post? Tu comentario es bienvenido...