Gracias a los aviones hoy podemos viajar miles de kilómetros en tan solo unas horas. Sin embargo cuando nos desplazamos de un continente a otro en poco tiempo nuestro organismo se resiente y sentimos sueño, cansancio, dolor de cabeza u otras molestias. Quizás no lo notes durante el vuelo pero si experimentas alguna de esas sensaciones en el destino es porque con vos viajó el Jet Lag, uno de los peores compañeros de aventura.

Publicidad

¿Qué es el Jet Lag?

Es comúnmente conocido como el “mal del desfase horario” y se refiere a una alteración de los ritmos biológicos de nuestro cuerpo producidos cuando viajamos largas distancias a través de diferentes husos horarios, de este a oeste, o de oeste a este.

¿Cuáles son los síntomas?

  • Cansancio general
  • Fatiga
  • Dolores de cabeza
  • Insomnio
  • Problemas digestivos (vómitos, diarrea o constipación)
  • Confusión
  • Cambio de estado de ánimo:  irritabilidad, apatía, depresión o enfado
  • Desgano
  • Falta de memoria
  • Reducción del desempeño
  • Sueño durante el día

¿Por qué impacta en el viajero?

Sucede porque nuestro ritmo biológico (ritmo circadiano) tarda en adaptarse al nuevo horario que nos impone el país de destino. El Jet Lag se produce principalmente cuando viajamos de oeste a este porque al viajar en esa dirección “perdemos” horas durante los cambios de husos horarios, y esto provoca que nuestro reloj biológico tenga un ciclo superior a 24 horas, alterando nuestros ritmos circadianos. En cambio, si viajamos de este a oeste, “ganamos” horas, sufrirás un poco de cansancio, pero no supone ninguna alteración grave del ciclo biológico.

Publicidad

El factor principal que incide en la intensidad de sus síntomas es la cantidad de meridianos que se atraviesan en el viaje: cuantos más se crucen, mayor será su impacto.

Consejos para evitar el Jet Lag

Desde Volemos te compartimos algunos consejos para antes, durante y después del vuelo.

Publicidad

Antes del vuelo

  • Empezá a adaptarte al nuevo horario del destino una semana antes de volar. Es decir si en tu destino es más tarde acostate más tarde de costumbre y si es más temprano acostate y despertate más temprano.
  • En los días previos maximá las horas de sueño para evitar acumular el sueño atrasado.
  • Dormí bien la noche anterior al vuelo. Si es más de siete horas, mejor.

Durante el vuelo

Publicidad
  • Intentá dormir durante el vuelo. Podés llevar una almohada, tapones de oído y un antifaz para descansar mejor.
  • Evitá la ingesta de alcohol. En la altura el alcohol aumenta la sensación de cansancio y deshidrata.
  • Evitá las bebidas con cafeína.
  • Bebé mucho agua.
  • Caminá por el avión para mantener la circulación de la sangre.
  • Realizá ejercicios y estiramientos que impidan el entumecimiento de los músculos.
  • Podés recurrir a fármacos pero cuidado siempre bajo supervisión médica y como recurso extra. El uso de inductores del sueño, como la melatonina, están indicados por muchos especialistas para ajustar las horas de sueño al horario local.

Después del vuelo

  • El primer día tómatelo con calma. Planificá la agenda y dejá los recorridos y actividades más exigentes física e intelectualmente para que tengan lugar en las horas en las que tu reloj interno se encuentre más activo.
  • Adaptá tus horarios a los horarios del destino (los del sueño y los de las comidas).
  • Seguí una alimentación equilibrada y bebé mucha agua para evitar la deshidratación. Podés ingerir alimentos ligeros y mucha vitamina C para evitar la pesadez de estómago.
  • Intentá exponerte a los rayos del sol y permanecer en el exterior lo más que puedas ya que estimula a reacomodar nuestras fases noche/vigilia con las del lugar de destino.
  • Realizá ejercicios para disparar las endorfinas y hacer que te sientas mejor.

No está demás aclarar que el Jet Lag depende mucho de cada persona y los efectos son muy variables. Cuando regresé a Argentina luego de un viaje por Nueva Zelanda sufrí dos semanas el Jet Lag con la sensación de sueño durante el día e insomnio durante la noche porque había en ese momento una diferencia horaria de 16 horas. Dicen que se tarda aproximadamente un día por cada zona horaria atravesada.

Publicidad

¿Y vos sufriste alguna vez el Jet Lag? Si tenés algún consejo más para agregar avisanos! 🙂

La foto original es de Hernán Piñera 

Publicidad

1 COMENTARIO

¿Te gustó el post? Tu comentario es bienvenido...