Publicidad

La entrada, mí entrada a un país que despertó contradicciones. El despojarme verdaderamente de mis prejuicios (por lo menos en el tiempo en que estuve en India), y de pensar solo con mi lógica. De conocerme, de conocer mis límites, de las miles de realidades y maneras de ver una misma cosa.

Paisaje diario de Varanasi
Paisaje diario de Varanasi

Con P., mi compañera de viaje, llegamos en un vuelo desde Nepal. En tan solo 45 minutos estábamos pisando suelo Indio y sintiendo su intensidad, que se duplicaría por ser turistas y mujeres.

Mi amiga P.
Mi amiga P.

Al salir del aeropuerto en busca del chofer del taxi, que ya habíamos pagado dentro, tuve que sacar mi masculino (un trabajo para el equilibrio interno) y frenar el acoso de una cantidad incontable de “choferes” que deseaban que los eligiéramos. Recordaba las palabras de “ser educado al estilo Occidental no te va a servir para mantenerlos en su lugar”, y con esto no digo de faltar el respeto, sino que se necesita ser firmes y decisivos con el NO.

Publicidad
Infancia
Infancia

Nuestro chofer nos llevó adonde le indicamos, con un detalle: No podía entrar al Ghat, porque allí solo se entra caminando o en moto; por lo tanto deberíamos caminar hacia quien sabe donde, entre tantas personas y por calles de tierra, que en ese momento eran de barro; a punto de volver a llover. Entonces, por arte de magia, alguien me dice apenas desciendo del taxi:

-Vas al Kautilya ¿no?

(Sorprendida, contesto) – SI.

-Vamos, síganme.

Publicidad

Agarró mi bolso y acto seguido caminamos bajo una lluvia que comenzaba de a poco a hacerse más intensa, entre callecitas mínimas, pisando barro y demás mezclas de la misma consistencia; arrastrando las ruedas de mi bolso sobre tierra India, tierra de colores, olores y sensaciones únicas.

Tras dejarnos en la puerta, me dice:

-No me des nada, ya nos vamos a volver a encontrar.

Un guesthouse maravilloso, limpio y con comida casera, nuevos amigos con los que compartiremos riquísimas comidas. ¡Ohhh! descubrir el Palak Paneer, y el dulzor del Gulab Jamun… ¿y el adictivo Lassi de Blue Lassi? Una fiesta para mi paladar.

Publicidad
Vacas, claro que sí.
Vacas, claro que sí.
Las cabras tienen hambre.
Las cabras tienen hambre.

Monos y vacas pululando en busca de algo de comer o de un turista distraído. Cabritos amantes de los Barcos. Vendedores por doquier convenciéndote quién sabe cómo de que compres algo. Un charla maravillosa con una niña de 13 años. Un recorrido inolvidable por el crematorio.

Amanecer en el Ganga
Amanecer en el Ganga

Un amanecer sin sol en el Río Ganga, su energía mística, la vida de las 5 de la mañana. La Ceremonia de las 6 de la tarde que me hizo recordar que yo había estado ahí.

Ceremonia Mama Ganga
Ceremonia Mama Ganga
Ceremonia Mama Ganga
Ceremonia Mama Ganga

Y claro, el reencuentro con mi ángel en su negocio familiar, en dónde compré la que hasta el día de hoy es mi bufanda preferida.

Una mañana cualquier a orillas del Ganga
Una mañana cualquier a orillas del Ganga
Somos muchos navegando.
Somos muchos navegando.
Mujer Ganga
Mujer Ganga
Postales de una Madrugada de limpieza.
Postales de una Madrugada de limpieza.

COMPARTIR


Un día nací en Italia, otro día me mudaba a Argentina. Mi adicción es viajar; Me apasiona el teatro, y soy actriz, me atrapo la fotografía, soy fotógrafa de viajes; Mis manos abrazaron el Crochet, tengo un mini emprendimiento; entre algunas otras cosas que hoy me potencian. Y me estoy reencontrando con la palabra escrita. Metí todo en la batidora de la vida creativa y voilá.

¿Te gustó el post? Tu comentario es bienvenido...